Ir al contenido principal

Confesarse antes de comulgar

Quisiera preguntar algo que me preocupó durante un tiempo. Hoy en día parece como si todo el mundo se considerara bien dispuesto para recibir la comunión en la Misa. Sin embargo, el número de personas que se confiesa es mínimo. Quizá esté algo chapado a la antigua, pero siempre me han dicho que, si se está en pecado mortal, debe uno acudir a confesarse antes de comulgar. ¿Esto es todavía así, o ahora es suficiente con recitar un acto de contrición?

La pregunta toca una cuestión de gran importancia, que envuelve varios aspectos.

Para comenzar, conviene aclarar que, si estamos en pecado mortal, debemos acudir a la confesión antes de recibir la comunión. Lo aclara así el Catecismo de la Iglesia Católica: «Quien tiene conciencia de estar en pecado grave debe recibir el sacramento de la Reconciliación antes de acercarse a comulgar» (CIC 1385, 1457).

Por tanto, no es suficiente recitar un acto de contrición. Debemos recibir la confesión sacramental, lo cual resulta lógico si consideramos lo que se recibe en la comunión: a Jesús mismo. Si fuéramos a recibir en nuestra casa a un importante huésped, nos aseguraríamos de que la casa estuviera impecable y bien dispuesta para la ocasión. También nosotros procuraríamos estar bien aseados y vestidos. Todavía más debemos asegurarnos de que nuestra alma esté limpia —al menos, libre de pecados graves— para recibir al mismo Señor Nuestro.

Ya en las primeras décadas de cristianismo, san Pablo advirtió a los corintios de lo que suponía recibir la comunión indignamente: «Así pues, quien coma el pan o beba el cáliz del Señor indignamente, será reo del cuerpo y de la sangre del Señor. Examínese, por tanto, cada uno a sí mismo, y entonces coma del pan y beba del cáliz» (I Co 11,27-28).

¿Se trata de una exigencia exagerada por parte de la Iglesia? No lo creo. La Iglesia simplemente está siendo consecuente con la imponente realidad de la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía, y nos ayuda a entender esto como buena madre que es. Si fuera suficiente con recitar un simple acto de contrición antes de recibir la comunión, podríamos rezarlo sin estar verdaderamente dolidos ni determinados a no volverlo a cometer. Además, sin la exigida necesidad de acudir a la confesión cuanto antes, tenderíamos a retrasar indefinidamente este sacramento. Al obligarnos a acudir a la confesión, la Iglesia está actuando como una madre buena, que conoce nuestra debilidad y sabe que necesitamos un empujón para presentarnos ante el gran sacramento de la misericordia, el sacramento de la reconciliación, que es fuente de tantas bendiciones.

Además, el pensamiento de no estar en condiciones de recibir la comunión puede ser de gran ayuda para movernos a luchar con más esfuerzo contra la tentación de cometer un pecado mortal. De esta manera, la ley de la Iglesia nos ayuda a evitar el pecado y a crecer en virtud y santidad.

Debemos ser conscientes de que si recibimos la comunión sabiendo que estamos en pecado mortal, además de no recibir la gracia del sacramento, cometemos un nuevo pecado mortal de sacrilegio, al profanar el cuerpo y la sangre de Cristo.

Entonces, ¿qué debemos hacer si estarnos en pecado mortal y asistimos a Misa con nuestra familia o con amigos, y resulta embarazoso o nos da vergüenza no recibir la comunión? Simplemente, no recibirla. En pecado mortal, acercarse a comulgar sería una clara señal de que estamos más preocupados de lo que los demás piensan de nosotros que de haber ofendido a Nuestro Señor. Sería algo penoso ciertamente.

Además, cuando no comulgamos, los demás entienden que hay variadas razones para no hacerlo: porque uno no se encuentra bien o no ha observado el ayuno eucarístico; o también por otras razones particulares. En cualquier caso, quien no vaya a comulgar siempre puede sentarse en un lugar de la iglesia donde pase inadvertido para su familia o para sus amigos.

Comentarios

Lo más leído

Al encuentro de Jesús

Quédate con nosotros, porque ya está anocheciendo y va a caer el día[1]. «Ésta fue la invitación apremiante que, la tarde misma del día de la resurrección, los dos discípulos que se dirigían hacia Emaús hicieron al Caminante que a lo largo del trayecto se había unido a ellos. Abrumados por tristes pensamientos, no se imaginaban que aquel desconocido fuera precisamente su Maestro, ya resucitado. No obstante, habían experimentado cómo “ardía” su corazón (cfr. Lc 24, 32) mientras él les hablaba explicando las Escrituras. La luz de la Palabra ablandaba la dureza de su corazón y “se les abrieron los ojos” (cfr. Ibid. 31). Entre la penumbra del crepúsculo y el ánimo sombrío que les embargaba, aquel Caminante era un rayo de luz que despertaba la esperanza y abría su espíritu al deseo de la plena luz. “Quédate con nosotros”, suplicaron, y Él aceptó. Poco después el rostro de Jesús desaparecería, pero el Maestro se había quedado veladamente en el “pan partido”, ante el cual se habían abierto s…

Vidas que no mueren

Añadimos tres nuevas lecturas a este apartado de vidas ejemplares para mayores y jóvenes:

La Doncella de Nazaret. Historia de la Virgen María.  Javier Suárez-Guanes.


Santa Teresita. Vida de Santa Teresa de Lisieux. Doctora de la Iglesia. Maxence van der Meersch.


Santa Isabel. Reina de Portugal. José Miguel Pero-Sanz.